¿Qué son las Misiones? por David Mays

Y ¿por qué debería importarnos?

Misiones en la Sierra Chinanteca

En el curso llamado “Perspectivas sobre el Movimiento Mundial Cristiano” enseño el tema “LaTarea Pendiente”. Esta sección examina los enormes obstáculos para el cumplimiento de la Gran Comisión. 

He enseñado acerca de esto a cientos de estudiantes en quizás poco más de treinta sesiones diferentes.

Iniciamos con la siguiente pregunta “¿Cuál es la tarea de las Misiones Mundiales?” y le pedimos a los estudiantes que en pares escriban lo que ellos consideran como dicha tarea. ¿Cuál es la meta? ¿Con qué objetivo trabajamos?

En ese momento los estudiantes ya cuentan con un entendimiento claro y común de lo que significa el cumplimiento de la Gran Comisión. Ellos expresan [sus ideas] de diferentes maneras, pero usualmente suenan muy similar a una movilización de parte de la iglesia al evangelismo y discipulado para cada lengua, cultura y pueblo. O como el movimiento 2mil Años Después (AD2000 Movement) lo describe, “Una iglesia para cada pueblo y el Evangelio para cada persona”.

Una vez que hemos obtenido un consenso general acerca de la tarea de las misiones, continuo con la pregunta “¿Qué son las Misiones?” Nuevamente en pares, les pido que escriban la definición de Misiones. En esta ocasión, los resultados no son tan homogéneos. En la mayoría de las clases, la definición de Misiones varía desde algo extremadamente explícito (ej. plantar iglesias entre los pueblos no alcanzados) hasta algo mas general (ej. amar a la gente en el nombre de Jesucristo).

Es entonces cuando, usualmente, ofrezco una serie de escenarios a la clase y pido que cada uno levante su mano para votar por aquel escenario que si se encuentra dentro de la clasificación [representativa] de las misiones. Comienzo con una situación clara de evangelismo E-3 (atravesando por tres obstáculos para presentar el evangelio): Un individuo va a un país foráneo, aprende un nuevo lenguaje, y testifica de Jesucristo entre la gente que nunca ha escuchado el Mensaje de Salvación. Todos los presentes están de acuerdo en que a esto lo podemos denominar Misiones.

Paso a paso me separo de otras culturas y me enfoco en la nuestra; me alejo de los ministerios espirituales hacia los ministerios sociales, y de servir a los no-cristianos para ministrar a los cristianos. En cada paso la cantidad de gente que vota en favor de un escenario misionero bien representado es menor.

Usualmente culmino con la pregunta: “¿Sí llevo un ramo de flores para mi vecino enfermo, quien ademas es un cristiano devoto, sigo dentro del contexto de las Misiones?” Casi, invariablemente unos pocos en la clase declararán que, efectivamente, esta acción es parte del escenario misionero (y explicarán sus razones). Esto nunca deja de sorprenderme. Pero ¿por qué? ¿Qué es lo que me impresiona? Y ¿por qué darle importancia?

En primer lugar, supongo que ofende mi sentido de la lógica o sentido común que lo que Misiones ES sea vagamente relacionado con lo que las Misiones pretende lograr. La definición (en muchos casos) no se relaciona con el objetivo. Es como un hombre que está tan desesperado por llegar a su destino que salta a su caballo y cabalga hacia todas las direcciones.

Así que esta aseveración ofende mis patrones de pensamiento. Pero ¿realmente importa? y si es así ¿por qué? Importa porque creo que esta disyunción entre la definición de Misiones y el objetivo de las mismas es parcialmente responsable de la lentitud de los progresos para ministrar a los más necesitados espiritualmente alrededor del mundo, y del declinante vigor de la iglesia local en priorizar las Misiones Globales.

¿Qué ha sucedido?

Etapa 1. La MISIÓN de discipular a las naciones ha sido degradada de la tarea principal de la iglesia a uno de sus tantos ministerios llamado “Misiones”. De ser nuestro propósito, la razón primaria de nuestra existencia, lo hemos denigrado a un programa más, una de las tantas cosas que hacemos.

Etapa 2. Misiones, tradicionalmente, ha consistido de un ministerio internacional o transcultural con propósitos espirituales, ej. evangelizar y discipular al mundo mas allá de nuestra comunidad y cultura. En muchas iglesias las Misiones actualmente han llegado a incluir muchos otros buenos ministerios que 1) son primordialmente sociales o económicos en naturaleza con un impacto espiritual cuestionable y/o 2) sirven, principalmente a nuestra propia comunidad o cultura. De este modo la difusión transcultural y el ministerio se ha reducido de un programa, a ser parte del programa.

¿Porqué debería importarnos?

Es importante por que:

- Se requiere urgentemente de una gran cantidad de ministerios de evangelización y discipulado enfocados a la gente con un reducido acceso a recursos cristianos alrededor del mundo.

- La gran mayoría de este tipo de personas están separadas de nosotros por barreras culturales, físicas y de lenguaje, y

- Una gran cantidad de recursos cristianos están localizados en las iglesias de norteamérica.

El resultado

Como resultado, la completa participación de la iglesia en los Estados Unidos hacia la gran meta de la evangelización mundial se ha visto reducida notablemente.

Algunos de los resultados de la marginación y la dilución de las Misiones se puede observar con ayuda de la siguiente lista; trata de concentrarte en las cosas que podrían estar sucediendo en tu propia iglesia.

  1. No hay un claro entendimiento o apreciación de lo que un misionero es o hace. Un misionero puede ser y hacer cualquier cosa.
  2.  No existe una carrera para convertirse en misionero.
  3. Algunos individuos se consideran misioneros cuando sirven o testifican en su propia cultura.
  4. Algunas personas con poca experiencia o poco entrenamiento creen que están sirviendo como misioneros cuando hacen viajes o se encuentran involucrados en ministerios locales con la misma cultura.
  5. Los futuros misioneros asumen que pueden ir a servir a Cristo efectivamente en otras culturas con poca preparación y experiencia.
  6. Los fondos misioneros se asignan mayormente hacia los [ministerios] donde ya se cuenta con grandes recursos.
  7. La proporción de los recursos de la iglesia destinados a ministerios locales y dentro de la misma cultura aumenta, mientras que el presupuesto para las Misiones se reduce.
  8. Los ministerios sociales son considerados Misiones, exista o no un componente espiritual.
  9. Los líderes de la iglesia suponen que están invirtiendo en alcanzar el mundo (basados en el tamaño del presupuesto para Misiones) de lo que realmente es.
  10. Nuestros recursos y atención se encuentran dispersos en un territorio tan vasto que es difícil ver un progreso en cualquier lugar.
  11. Porque el progreso que vemos es muy pequeño, nuestros líderes de iglesia podrían cuestionar el valor, eficacia, y prioridad en hacer Misiones.
  12. Los líderes de la iglesia ven en el presupuesto dedicado a las Misiones un recurso que puede ser tomado y dedicado a diferentes actividades (debido a la conglomeración de los ministerios) e inconscientemente reducen su prioridad en favor de propósitos mas claros para la iglesia.
  13. El presupuesto para Misiones es una fuente conveniente para la financiación de proyectos y líderes ministeriales que quieren apoyar [a la iglesia] pero que no quieren pagar de sus propios presupuestos.
  14. El compromiso con Misiones Globales de la congregación se desvanece a causa de imágenes débiles y difusas de las Misiones.

Pasos para el cambio

Un paso pequeño: Define correctamente lo que son las Misiones. Establece los limites alrededor del término. Coloca a los ministerios enfocados en la misma cultura y a los ministerios sociales en categorías,  financiamientos y fondos económicos por separado, de tal forma que la iglesia sepa lo que se esta haciendo con sus recursos.

Un paso grande: Dedicate a la tarea de establecer la gloria de Dios en toda la tierra como el objetivo primordial de la iglesia y re-enfocar y re-dirigir todos los ministerios y programas a la contribución de esta gran meta.

Este artículo fue escrito originalmente en inglés por David Mays.

David Mays es el director de “Learning Initiatives for The Mission Exchange” - Director de Iniciativas de Aprendizaje para el Intercambio Misionero, en español - (anteriormente Evangelical Fellowship of Mission Agencies, EFMA, o Confraternidad Evangélica de Agencias Misioneras en español).